Consejos de nuestros empleados

Descubra los lugares favoritos de nuestros empleados y directivos. Ya sea refrescándose en una de las piscinas al aire libre de la ciudad en verano o cenando en restaurantes locales. Nuestros consejos harán de su estancia en Zúrich algo muy especial. 

Bad Allenmoos - La primera piscina al aire libre de Zúrich desde 1939 

Katharina nació y creció en Zúrich y conoce la ciudad como la palma de su mano.

"Uno de mis lugares favoritos de Zúrich es Bad Allenmoos o "Möösli". De niña, solíamos ir en bici a Bad Allenmoos casi todos los días durante las vacaciones de verano, cuando hacía buen tiempo".

La "Möösli", la primera piscina al aire libre de Zúrich, se inauguró en 1939. Aunque los bañistas deliraban con la piscina, siguió siendo un secreto a voces durante muchos años, después del bombo y platillo que se le dio en las primeras décadas.

En 1997/98, sin embargo, se renovó a fondo con un coste de 14,5 millones y se reabrió en 1999. No obstante, el balneario sigue desprendiendo un aire de encanto, como un viejo castillo cuyos muros tienen tantas historias que contar...

Hoy en día, el Allenmoos ofrece diversas atracciones: la piscina de 50 metros cuenta con una torre de saltos, mientras que la piscina para no nadadores tiene un tobogán de 72 metros de largo. Los más pequeños también pueden divertirse en una piscina infantil separada. Las pistas de voleibol, el restaurante, las zonas de barbacoa y los vestuarios completan las instalaciones de la gran piscina exterior. No obstante, siempre podrá encontrar un lugar tranquilo en la piscina más grande de la ciudad (45.000 m2). 

Desde el Hotel Alexander se puede llegar a los baños de Allenmoos en el tranvía 15 o desde la estación de tren en el tranvía 11 en unos 15 minutos. 

¿Dónde nadan nuestros directivos? Piscina del río Unterer Letten 

La "Underi Lätte" es la piscina fluvial más antigua de la ciudad de Zúrich y un popular punto de encuentro para los residentes locales.

Tras saltar al agua, los bañistas se deslizan río abajo por el canal de natación. Unos pocos luchan contra la corriente, pero la mayoría sube a tierra y vuelve corriendo, donde la diversión comienza de nuevo. También hay una piscina para no nadadores, una piscina infantil y un trampolín de 3 metros. Un quiosco ofrece especialidades a la parrilla, ensaladas frescas, pasta y antipasti. Por las tardes se organizan regularmente eventos culturales y en verano se proyecta cine al aire libre.

Historia/Arquitectura

Construidos en 1909 por los arquitectos Fissler y Friedrich, los baños Untere Letten son los baños ribereños más antiguos de la ciudad de Zúrich. En su momento, la piscina de madera al aire libre superó las posibilidades de todos los baños de cajón convencionales. A día de hoy, se conserva casi íntegramente en su estado original. En 1956, se añadieron una piscina para no nadadores y una piscina infantil según los planos de Elsa y Ernst Burkhardt. En 1986, también fue catalogado como edificio protegido.

En el Kastenbad se puede descansar a la sombra de las pérgolas, en el solárium a orillas del río o en el llamado "Luftbad", con césped para tomar el sol y árboles. Al principio, la Untere Letten era una piscina sólo para hombres, la piscina de mujeres (en la parte superior del complejo) se añadió más tarde. Hoy, todas las piscinas son mixtas.

Kiosk Josefwiese 

Josefwiese es el punto de encuentro del barrio para el ocio y la socialización. Espacio y lugar para todos y muchas cosas: ofertas y oportunidades.

El equipo del quiosco y el bistró atiende a sedientos y hambrientos con un menú sencillo y cuidado a lo largo del día y las estaciones.
La salchicha a la parrilla, la ensalada, la cerveza.
La salchicha, el Gasparini glacé, el capuchino.
Sin publicidad, consumiciones obligatorias ni reservas, el bistró de la asociación de quioscos Josefwiese lleva sirviendo a jóvenes y mayores desde 1996.

Sani, nuestra reina de las compras - Bahnhofstrasse de Zúrich

La Bahnhofstrasse tiene todo lo que su corazón desea: moda, arte y especialidades zuriquenses atraen a lugareños y visitantes por igual, y la mundialmente famosa milla comercial se creó tras la construcción de la estación central de ferrocarril de Zúrich. En el lugar donde hace 150 años se encontraba el foso de fortificación de la ciudad, conecta ahora el lago de Zúrich con la estación central de ferrocarril a lo largo de 1,4 kilómetros. Aquí encontrará numerosas boutiques, grandes almacenes y relojerías, así como la Paradeplatz, el centro de la banca suiza. La Bahnhofstrasse es tan popular entre los lugareños como entre los visitantes y siempre merece una visita. En verano, se puede pasear tranquilamente hasta el lago, mientras que en invierno se puede encontrar vino caliente y chocolate caliente en cada esquina. Rennweg y Augustinergasse conducen desde Bahnhofstrasse al pintoresco casco antiguo.

Laura's Cocktails- Jules Verne Panorama Bar

Laura's Cocktails- Jules Verne Panorama Bar

En pleno centro de la ciudad, probablemente encontrará una de las vistas más espectaculares sobre los tejados de Zúrich, el lago de Zúrich y hasta los Alpes.

 

Pocos restaurantes tienen mejores vistas de Zúrich y sobre Zúrich que el popular Panoramabar Julio Verne, en pleno centro de la ciudad. El bar está situado en la misma torre que el observatorio Urania (pero no tiene nada que ver con él).

Un ascensor en la Brasserie Lipp le lleva hasta el bar panorámico sobre los tejados de Zúrich. Una vez allí, le esperan deliciosos cócteles y vinos junto a la maravillosa vista panorámica. De lunes a viernes, podrá disfrutar de almuerzos de inspiración francesa y pequeños tentempiés a última hora del día.

Todo Zúrich está a sus pies y el panorama alpino sobre el lago de Zúrich redondea la increíble vista. Ideal para románticos.

Jules Verne Panorama Bar
Laura's "Badi-Bar" - Die Barfussbar

Laura's "Badi-Bar" - Die Barfussbar

Uno de mis "Badi-Bars" favoritos es el Barfussbar, con vistas a las dos iglesias Grossmünster y Fraumünster, así como al Limmat.

 

El original establecimiento de baño Art Nouveau del centro de Zúrich merece por sí solo una visita. Sólo para mujeres durante el día.

Pero al final del día, todo el mundo es bienvenido en el bar. Bar descalzo: hay que tomárselo al pie de la letra.

Los zapatos esperan a la entrada. Y los domingos hay baile, descalzo y al aire libre.

Barfussbar